Laurel: la nobleza en tu jardín

Usado como condimento en salsas y guisos de nuestra gastronomía, y símbolo por antonomasia de la victoria… el laurel es una de las especies que muchos de nuestros amigos incorporan en su jardín.

Una especie agradecida y de fáciles cuidados, que siempre da un toque de elegancia con el verde profundo y brillante de sus hojas; no en vano su nombre científico es el de Laurus nobilis

 

Más que una especia

Sin embargo, el conocimiento de otras aplicaciones y curiosidades nos hará apreciar más si cabe nustro ejemplar de laurel:

  • Usado como medicina como tónico estomacal, carminativo para facilitar digestiones;
  • Su esencia se ha recomendado para combatir reumatismo, en uso externo.
  • De sus frutos se obtiene una manteca que se emplea en veterinaria para combatir parásitos.
  • Los griegos creían quela ninfa Daphne fue convertida en laurel por su padre, para escapar del acoso del dios Apolo.
  • Los romanos le atribuían el poder de auyentar a los rayos.

 

Consejos en su cuidado:

Tres frentes son los que hay que tener en cuenta a la hora de prestar atenciones a nuestro larurel: la cochinilla, el pulgón y la sila.

Ésta última afección, más desconocida, consiste en el arrugamiento de las hojas a causa del ataque de un diminuto insecto chupador. Es difícil ver al responsable del mal ya que que no permanece estático en la hoja. Un insecticida genérico es, en la mayoría de los casos, la solución definitiva para este tipo de plaga.

En definitiva, una especie llena de simbolismo y con muchas utilidades a lucir en tu espacio de naturaleza.